Impacto humano en el Parque Nacional Monfragüe

Laguna somera




Localización: 39 50 57.6 N, 06 01 43.7 O.

Nos encontramos con lo que denominamos una laguna somera, la cual, se aprovechó la escorrentía para construir un dique de contención que la formara, no obstante, actualmente se puede considerar ya naturalizada, ya que sigue las dinámicas ecológicas de una charca natural.

La laguna, tal y como observamos, presenta cierto nivel de eutrofización, apreciable por su turbio y verdoso aspecto. Esto se debe principalmente a la actividad de la ganadería y a la de ciervos y jabalíes, que acuden para beber depositando sus heces, lo que provoca un incremento de los niveles de materia orgánica cuya consecuencia final es la aparición de  un bloom de algas. Esto ocasiona un desequilibrio ecológico y una disminución o pérdida de la calidad de agua de los lagos.


Si se alcanza un nivel de eutrofización alto,se estimula el crecimiento de fitoplancton, lo que provoca la pérdida de transparencia del agua (que disminuye la fotosíntesis por la falta de luz) y aumenta así la descomposición de la materia orgánica. Todo a su vez, hace que disminuya la concentración de oxígeno (O2). Esta disminución de oxígeno va a provocar la muerte de organismos aerobios. Si no hay oxígeno se incrementan las fermentaciones y como resultado se desprenden gases tóxicos como el metano (CH4) y el amoníaco (NH3), SH2, etc. Todo esto conduce a una degradación del medio acuático y a la disminución significativa de la calidad de vida de los seres que lo habitan.

Otro problema el cual afecta a esta y a otras charcas es el estado de sequía. Algunos años tiene lugar la disminución del nivel de agua debido al incremento de temperaturas y a la falta de lluvias, lo que conlleva a que se reduzcan los organismos que dependan de ella directa o indirectamente, ya sean viviendo en ella o acudiendo allí a beber y alimentarse.

Esta y otras lagunas y charcas del Parque ayudan a la conservación de diversas especies de anfibios, un grupo de organismo muy amenazado, ya que les proporcionan de un ecosistema favorable para su reproducción y mantenimiento a lo largo del tiempo.

Según el Manual de Interpretación de Hábitat EUR 27 (EC-DGE, 2007), el hábitat 3170 Lagunas y charcas temporales mediterráneas es un tipo particular del hábitat, se trataría de sistemas someros, rara vez de más de medio metro en su inundación máxima, temporales, de aguas oligotróficas y mineralización generalmente baja o moderada que, en la península y Baleares, se encuentran principalmente en zonas de clima mediterráneo. Su alimentación es principalmente epigea, procedente de lluvias y, dependiendo de ello, de la impermeabilización y de la topografía, su ciclo de inundación puede resultar muy irregular interanualmente. Dentro de los sistemas temporales de aguas dulces, la mineralización será más baja en los situados en zonas de litología silícea, mientras que en las de litología calcárea o margosa el contenido en sales puede llegar a ser algo mayor, pero manteniéndose predominantemente en el rango de los sistemas oligosalinos sensu Hammer (1986). La conductividad del agua debido al origen pluvial de los aportes es baja, pudiendo aumentar algo por disolución de sales del sustrato. La alcalinidad en suelos descarbonatados es baja. Serían, pues, pequeñas masas de agua someras temporales o efímeras de desarrollo invernal y/o primaveral con una fase de desecación recurrente estival y cuyo llenado depende de las lluvias puntuales, por lo que los cambios de nivel son rápidos y la duración del hidroperíodo variable e impredecible.


Las características de temporalidad asociadas a la relativamente baja mineralización hacen que este hábitat sea más abundante en la parte occidental de la península, donde al sustrato predominantemente silíceo (poco soluble) se le unen condiciones climáticas que favorecen la inundación temporal. Sin embargo, ello no supone una acotación espacial exclusiva a la distribución de este hábitat, que, pese a la predominancia antedicha, se encuentra diseminado en enclaves localizados en cualquier parte de la península. Por ello, su distribución potencial en España es amplia debido a la dominancia del clima subhúmedo a árido-semiárido. Aunque podrían ocupar tanto zonas costeras como el centro de la península, debido a la ocupación de las tierras bajas por urbanizaciones y agricultura, la mayoría de las que quedan se encuentran relictas en las zonas montañosas. El tipo de aguas transparentes está ampliamente distribuido por Europa, mientras que el segundo tipo es más frecuente en las zonas semiáridas circunmediterráneas.

Debido a su pequeño tamaño y temporalidad, muchas de las masas de agua que podrían entrar en esta definición sólo son conocidas localmente, por lo que se desconoce el número total de charcas y lagunas de este tipo que puedan existir en España.




Referencias bibliográficas:

- VV.AA., 2009. Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España. Madrid: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/red-natura-2000/rn_tip_hab_esp_bases_eco_preliminares.aspx

- Red Natura 2000 MAPAMA http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/red-natura-2000/rn_tip_hab_esp_bases_eco_preliminares.aspx

-La eutrofización de los lagos y sus consecuencias. Ibarra 2008. http://repositorio.utn.edu.ec/bitstream/123456789/720/1/06%20NUT%20099%20ARTICULO%20CIENTIFICO.pdf




Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: